Menú Principal
3 de febrero de 2017

Autoridades despiden a profesionales de la salud mental que irán en apoyo de víctimas de incendio en Santa Olga

Voluntarios harán trabajo de contención, acompañamiento y apoyo psicológico a familias afectadas.

La ministra vocera de Gobierno, Paula Narváez, y el Director de la División de Organizaciones Sociales (DOS), Camilo Ballesteros, despidieron esta mañana a un grupo de voluntarios y profesionales del ámbito de la salud mental, que trabajaran con los vecinos de Santa Olga, localidad de la Región del Maule que resultó totalmente arrasada por los recientes incendios forestales que han afectado a la zona centro sur del país.

Los voluntarios pertenecen al Movimiento Ciudadano Felices y a la Fundación por el Bienestar y la Felicidad, los que –acompañados por un equipo de avanzada del Programa InfoBus de la DOS– prestarán  contención y apoyo psicológico a las familias afectadas por el siniestro, que como se recordará, terminó con más de mil viviendas arrasadas por el fuego, transformándose en el ícono de la solidaridad ciudadana.

En ese contexto, Narváez  dijo que “Hemos querido estar acá, agradeciendo este tremendo compromiso que la Fundación por el Bienestar y la Felicidad y el Movimiento Ciudadano Felices han tenido con las víctimas de esta emergencia que se está viviendo en las regiones de Bio Bio, Maule y O’Higgins”.

La vocera de Gobierno agregó que “Quiero destacar lo que hemos hecho esta semana, que ha sido mostrarle al país cómo la solidaridad y como el  movimiento de voluntarios a lo largo  de todo el país, se activa para ir en ayuda de los miles de compatriotas damnificados, eso sin duda habla muy bien del espíritu de los chilenos y chilenas, y habla muy bien de estas experiencias concretas, en donde las capacidades profesionales de un grupo de personas se ponen a disposición de los que más sufren, para justamente llevar un mensaje de esperanza, y un mensaje que rescata la potencialidad que tenemos todas las personas para salir adelante incluso de las situaciones más adversas. Esta semana estuvimos con los jóvenes voluntarios movilizados a través del Instituto Nacional de la Juventud, para ir a colaborar en la zona del Maule, estuvimos también con los jardines móviles de INTEGRA, que van a los distintos lugares afectados por la emergencia, a educar y a acompañar a los más pequeños que han sufrido también por esta catástrofe. Y estamos ahora con  la Fundación por el Bienestar y la Felicidad, para continuar en esta línea tan importante, de trabajo y acompañamiento post emergencia”.

«Esperamos sea el puntapié inicial de una serie de acciones orientadas a fortalecer las capacidades de las propias organizaciones sociales de la zona afectada», Director de la DOS, Camilo Ballesteros.

Por su parte, Camilo Ballesteros indicó que “Como DOS hemos estado trabajando con distintas organizaciones de voluntariado, solidarias y de la sociedad civil, con el fin de coordinar esfuerzos para todo lo que ha significado esta catástrofe. En ese marco es que hoy parte un equipo de avanzada de la DOS, a Santa Olga, en  lo que esperamos sea el puntapié inicial de una serie de acciones orientadas a fortalecer las capacidades de las propias organizaciones sociales de la zona afectada, que estimamos son esenciales para iniciar el proceso de reconstrucción y de recomposición de los lazos comunitarios en esa zona”.

Resiliencia

Los voluntarios pertenecen al Movimiento Ciudadano Felices y a la Fundación por el Bienestar y la Felicidad, los que –acompañados por un equipo de avanzada del Programa InfoBus de la DOS- prestarán  contención y apoyo psicológico a las familias afectadas por el siniestro, que como se recordará, terminó con más de mil viviendas arrasadas por el fuego, transformándose en el ícono de la solidaridad ciudadana.

La Fundación por el Bienestar y la Felicidad y el Movimiento Ciudadano Felices son entidades asociadas que hacen suya la Declaración de la Asamblea General de las Naciones Unidas del año 2011 que establece que la felicidad es «un objetivo humano fundamental», e invita a los países desde sus políticas públicas a «la elaboración de nuevas medidas que reflejen mejor la importancia de la búsqueda de la felicidad en el desarrollo».

Compuesto por un equipo multidisciplinario de profesionales en salud del Instituto del Bienestar (IBE) -organización internacional dedicada a promover las relaciones saludables y la felicidad- , el equipo de voluntarios que hoy partió a Santa Olga buscará canalizar sentimientos de pena, angustia y rabia, entre otros, en la idea de prevenir que se transformen en enfermedades de salud mental. La idea, según  indicó uno de sus portavoces, es trabajar el concepto de resiliencia, es decir, activar la  capacidad de los seres humanos para adaptarse positivamente a situaciones adversas

COMUNICACIONES DOS