Menú Principal
4 de agosto de 2014

Alumnos de Centro de Capacitación Laboral Agradecen apoyo de Seremi de Gobierno


Como una forma de manifestar su agradecimiento al apoyo constante que les ha brindado el Seremi de Gobierno de Tarapacá, Luigi Ciocca; un grupo de alumnos del Centro de Capacitación Laboral F-124 “Camino de Esperanza” llegaron a las oficinas de esa secretaría regional, para entregar un obsequio realizado por ellos mismos al vocero regional de Gobierno.

Acompañados del director de la institución, Gabriel Pérez, junto a otro docente; los jóvenes con necesidades educativas especiales quisieron retribuir el respaldo, compromiso y apoyo que les ha brindado el Gobierno, a través del vocero regional; razón por la cual- a juicio del director del establecimiento-, “vinimos agradecerle, y en especial los niños y niñas, porque siempre nos ha apoyado desinteresadamente, comprometiéndose con el trabajo que realizamos a diario con nuestros alumnos y alumnas”.

Al respecto, el vocero regional de Gobierno se mostró agradecido por el reconocimiento, señalando que “más allá de lo personal, es parte de la política del Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet generar los espacios de inclusión social para estos jóvenes, por cuanto son personas que necesitan desarrollar sus talentos y aprender a vivir la vida de una manera, que les permita sentirse útiles a la sociedad. Y como Gobierno seguiremos trabajando para que así sea, y que los derechos de cada uno de ellos sean respetados, como parte de la política de inclusión y no discriminación, para construir una sociedad más justa e igualitaria”.

Cabe señalar que el centro “Camino de Esperanza”, dependiente de la Corporación Municipal de Desarrollo Social de Iquique (Cormudesi); nació en 1980 como una institución educacional destinada a ofrecer una alternativa de formación laboral para los jóvenes entre 16 y 24 años, que presentan trastorno motor, déficit auditivo, visual, intelectual, trastornos del lenguaje y autismo, entre otros.

Actualmente, la institución tiene una matrícula que bordea los 90 alumnos, quienes aprenden se capacitan a través de talleres laborales en áreas como jardinería, alimentación, vestuario, artesanía y computación.